Pollo con almendras al estilo chino

Me encanta cocinar. Pero también me encanta dar el relevo y desentenderme, jugar a otras cosas hasta que me llamen a gritos, como cuando éramos enanas: “¡La mesa está puesta!”. Y remolonear y lavarme las manos con desgana y acudir a comer sin saber bien a qué huele y sorprenderme y no dejar ni las…