Calamarda

Claramente congelaos. Pero, ¡ah!, qué bien saben en el Retiro soleado, bajo el cielo eléctrico, estrenando equinoccio como quien estrena cuerpo, reencontrándonos con gente bonita y celebrando la vida al calor de la buena poesía. ¿De beber? Primavera, gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s