Primavera de hojaldre

En El Bierzo, mi abuela Benita aún conserva los viejos “fierros” para conjurar, en cada Pascua, la primavera preparando flores de hojaldre.

No las había en el pueblo más ligeras y crujientes que las suyas: como encajes de Besançon. El azúcar en sus pétalos recordaba al primer rocío y las mujeres de la veiga le pedían el truco. No la receta (esa ya la tenían): el truco.

Hoy he vuelto a ver a mis padres. Han venido con torrijas caseras, además de con magdalenas y flores del estupendo obrador “Hernández” en Guadarrama. Estas últimas, sin llegar a ser las de Benita, bien sirven para abrir de par en par hambre y ventanas a la nueva estación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s